Todo comenzó con una idea muy concreta: un pequeño sillón capaz de resistir la intemperie, duradero y llamativo. Esas fueron las premisas y este el resultado:

El primer paso es el diseño en 3D de la pieza, buscando las dimensiones y formas apropiadas para una mejor fabricación sin comprometer el diseño final.

Pasando luego al proceso de fabricación en poliestireno de densidad 35 para darle una mayor resistencia.

Una ver terminada la pieza se pule y prepara para darle una capa de resina especial, que le otorgará resistencia y permitirá un acabado liso y brillante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *